5comentarios: De Maldición a Maldición

0
Bill Buckner y Steve Bartman, dos personas que han sido culpados por una "maldición"

Por Don Bambi

  1. El Bambino vs. La Cabra

El mundo paradigmático del beisbol no se puede concebir sin las cábalas, fetiches y supersticiones que jugadores, aficionados e incluso representantes de los medios de comunicación albergan en sus creencias más profundas para responsabilizar los triunfos, pero sobre todo, los fracasos que año tras año conlleva a una franquicia a ganar adeptos, aunque sea por lástima.

La historia no puede pasar por alto una serie de sucesos que nos marcan en el presente, citando más de una vez efímeras pero sobresalientes acciones dentro y fuera del terreno de juego. Que si la transacción de Boston a Nueva York de Babe Ruth resultó en La Maldición del Bambino; que si Billy Sianis y su cabra son los culpables de que los Cubs no sean campeones desde 1908, evocando hasta el día de hoy a La Maldición de La Cabra.

Por tanto, echemos un vistazo en el nivel de impacto que detonaron estas supersticiones y les dieron mayor fuerza en la creencia de las masas. Un verdadero quilombo.

  1. Steve Bartman y su maldita avidez por atrapar una bola

Corría la octava entrada del sexto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Los Cubs se encontraban a cinco outs de llegar a su primera Serie Mundial desde 1945. Sale un elevado de foul por los bleachers del jardín izquierdo, Moisés Alou levanta su guante para asegurar el segundo out de la entrada, pero las manos de un aficionado le arrebataron la oportunidad de atraparla. Lanzamientos después, los Marlins fabricaron ocho grandes carreras en ese inning para darle la vuelta, forzar un séptimo y decisivo juego para también ganarlo, y dejar con las ganas a toda una ciudad.

Una ciudad que volcó su furia ya no en la cabra de Sianis, sino en ese aficionado “entrometido” de nombre Steve Bartman, que días después tuvo que dejar la ciudad por la inmensa cantidad de reflectores que voltearon a su vida, con amenazas de muerte incluidas.

La “tierna” afición de los Cubs ya no buscó quién se las había hecho, sino quién se las podía pagar. Hoy en día, Bartman debe ser la persona que más ansía en un título de Chicago, para dejar atrás el episodio más amargo de su vida como leal aficionado de este desgraciado equipo.

  1. Bill Buckner y la maldita hora en que cometió ese error

Un pasaje similar pasó muchos años antes de lo de Bartman, pero ahora en el terreno de juego. El primera base de los Medias Rojas de Boston, uno de los más seguros de toda la Gran Carpa, Bill Buckner, cometió un yerro que culminó en acuñar dos términos en la historia del beisbol: La Maldición del Bambino que crecía cual higuera en primavera y el nacimiento de una de las dinastías más conmemoradas en la pelota profesional de Estados Unidos: Los Milagrosos Mets.

El 25 de octubre de 1986, Boston y Nueva York  se enfrascaban en un casi definitivo sexto juego de la Serie Mundial a favor de los Medias Rojas, amenazando terminar con la maldición que los acosaba desde 1918 sin poder levantar un título.

A un out de ganar el Clásico de Otoño, los Red Sox dejaron escapar una ventaja dos carreras en el décimo inning. Mookie Wilson culminó el gran regreso de los Mets al conectar una rola inofensiva por primera base, pero Bill Buckner falló en atrapar la esférica que se internó en el jardín derecho para dar oportunidad a que el milagro en el Shea Stadium se produjera. Al día siguiente, la Maldición seguía su curso con la eventual derrota de los patirrojos, en una de las Series Mundiales más recordadas.

  1. Bill Buckner, el pelotero

Los números de Buckner que dejó como jugador para nada son ordinarios. Dos veces líder en dobles en la Liga Nacional, dos temporadas con más de 200 imparables y tres campañas con al menos 100 carreras producidas. Y un título de bateo en 1980.

Estadísticas personales que de nada le valieron, pues su recuerdo está grabado como el primera base de los Red Sox que permitió el regreso de los Mets, reencarnados en El Gran Bambino, para hacerles ver que la Maldición seguía viva con el título arrebatado por el otro equipo de Nueva York.

Pero no hay fecha que no se venza. Dieciocho años después, Boston dejó atrás la superstición para coronarse en cuatro juegos ante los Cardenales de San Luis.

  1. Buckner en la actualidad

Pese al rompimiento de la maldición, Buckner dejó de vivir en la ciudad de Boston desde ese entonces para mudarse a Idaho, donde se dedica a los bienes raíces y posee una agencia de autos.

Tras el segundo título en 2007, Buckner fue invitado por los Medias Rojas a lanzar la primera bola en el juego inaugural de la temporada 2008 , donde recibió una ovación de pie que duró 4 minutos por los fanáticos de los Medias Rojas.

“Realmente perdono, pero no a los aficionados de Boston, sino perdono en lo profundo de mi corazón a los medios de comunicación que pusieron a mí y a mi familia en este problema. Así que, ya basta, ya lo superé”, sentenció el ex jugador al ser entrevistado en ese partido.

Nada sería más elocuente que escuchar las mismas palabras por parte de Bartman, donde su futuro depende de 4 juegos ganados por los Cubs ante los Indians, en una nueva Serie Mundial en la que se escribirán nuevas páginas doradas seguramente difíciles de olvidar.

About author

No comments

Jem Wolfie, una diosa del fitness

Con apenas 21 años de edad, la australiana Jem Wolfie ha logrado posicionarse como una de las representantes del fitness más exitosas a nivel internacional, ...