Butaca Numerada: El Castillo de la impureza

0
Alfredo Castillo, Carlos Padilla y Enrique Peña Nieto. (Fuente: Presidencia).

por: El Reventador

La fiebre de los Juegos Olímpicos terminó, la fiesta deportiva ahora nos deja una profunda resaca en medio de la discusión sobre el futuro del deporte mexicano que como los chistes viejos solamente funcionan si se cuentan de vez en cuando.

Desde 1968, cada cuatro años el periodismo deportivo se enfrasca en una profunda disertación sobre el manejo del deporte de alto rendimiento. Y como cada cuatro años la conclusión parece ser la misma: Si no es futbol, a nadie le importa.

Cuando todos preparaban la piedra de sacrificio para ofrendar al director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Alfredo Castillo, el Presidente Enrique Peña Nieto salió al quite y en la cara de los cinco atletas nacionales que obtuvieron una medalla en Rio 2016 fue claro "una primera determinación, que da certidumbre, es que Alfredo Castillo siga al frente".

La noticia hizo que algunos encendieran las antorchas para iniciar una persecución contra el hombre que tuvo la ocurrencia de llevar a su novia a Río de Janeiro, tema que a nivel personal basta para desacreditarlo como la figura capaz de alentar un cambio profundo en las corruptas estructuras del deporte en todos sus rubros.

Y es que ¿quién puede confiar en alguien que literalmente lleva piedras a Río? Pero bueno, quizá no tiene amigos en la Femexfut porque le hubieran recomendado un excelente tour por las termas Centaurus, donde los seleccionados aztecas son famosos por dejar buenas propinas.

Para algunos, el mensaje presidencial es claro respecto al deporte y es que en la recta final del sexenio es prácticamente imposible que el Gobierno Federal arriesgue un ápice en destapar la cloaca que embarra a cientos de intereses, que van desde proveedores, funcionarios de todos los niveles, medios de comunicación, y un largo etcétera; por lo que suena más lógica la premisa de "patear el bote" y esperar a que el próximo en ceñirse la banda presidencial llegue con las ya consabidas promesas de que hará algo, a final de cuentas aun nos faltan cuatro años para Tokio 2020.

Pero antes de irme a sacarle brillo a la butaca una pequeña reflexión, ¿por qué los atletas no se organizan y alzan la voz denunciando públicamente a quienes impiden el desarrollo del deporte? porque hasta el día de hoy no se ha visto a medallistas, ex medallistas, campeones mundiales y competidores a todos los niveles tomar el liderazgo y abanderar una verdadera revolución en el deporte.

Quizá sea el momento de pedirles un sacrificio extra al de representar a México a nivel deportivo, o no lo hacen para que el sistema los cobije con una beca en el Congreso de la Unión, detrás de un escritorio en algún Estado o Municipio, transformándose en lo que dicen odiar... ¿será exigirles demasiado?.

About author

No comments

Por la supremacía en la WFNL

Los dos mejores equipos de la Temporada Primavera 2017, Troyanas y Panthers, definirán este domingo 21 de mayo al nuevo campeón de la Women's Football ...